No luchamos sólo por nuestros intereses, sino luchamos por todas las familias trabajadoras.

~ Anna Dziubek, Afiliados de la 32BJ, Nueva York

Unidos

Archivado en
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2014/12/fastfood14-wpcf_540x360.jpg

El 4 de diciembre, empleados de restaurantes de comidas rápidas en el país, van a realizar una huelga en demanda de U$D 15 la hora y el derecho de sindicalización. Este movimiento comenzó hace dos años con 200 empleados de restaurantes de comidas rápidas de la ciudad de Nueva York que dejaron sus lugares de trabajo. Si bien cada huelga fue más larga que otra, esta semana los trabajadores de aeropuertos, asistentes de salud en el hogar y empleados de Wal Mart se unen a esta medida en demanda de mejores salarios, beneficios y el derecho a sindicalizarse.

Esta acción solidaria es importante. Los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas, asistencia en el hogar y de otros sectores de bajos salarios están luchando con salarios que pierden valor año tras año mientras el costo de vida continúa aumentando. Ya están cansados de sentirse sin poder en el trabajo.

Al igual que los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas, los empleados de aeropuertos han estado luchando durante los últimos dos años por conseguir mejores salarios, beneficios, capacitación y el derecho a sindicalizarse. Casi el 90% de los trabajadores de aeropuertos y de restaurantes de comidas rápidas denuncia que han sido víctimas de robo de salarios. Al igual que los empleados de Wal Mart, que también han estado luchando durante los últimos años en demanda de un salario justo, muchos trabajadores de aeropuertos y de restaurantes de comidas rápidas dicen que tienen que recurrir a la ayuda pública para poder sobrevivir debido a los bajos salarios que reciben.

Con tantas cosas en común, no sorprende ver que los trabajadores de estos sectores de bajos salarios están unidos. Si bien se han producido victorias concretas, tales como la histórica votación para elevar el piso salarial a U$D 15 la hora en ciudades como Seattle y San Francisco, aún queda mucho por hacer. El poder proviene de la cantidad de personas y la unidad entre ellas quienes le aportan fortaleza, esperanza e inspiración a estos movimientos.

“Todos tuvimos que pasar por situaciones difíciles. En los 3 años que trabajé en el aeropuerto, tuve que omitir comidas, pelear con mis jefes para conseguir un salario justo y pagar mis cuentas con atraso porque no recibo el sueldo suficiente para sobrevivir en esta ciudad”, dijo Gian Lopez, un maletero que trabaja para Aviation Safeguard y gana U$D 9 la hora. “Por esta razón me uno a los trabajadores de comidas rápidas en solidaridad con su lucha para conseguir mejores salarios y el derecho a sindicalizarse, ya que ganar lo suficiente para vivir es un derecho que tienen nuestras familias y es lo correcto para nuestra economía”.

Mientras las industrias se expanden, los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas, aeropuertos, asistentes de salud en el hogar y empleados de Wal Mart viven en un sistema paralizado que los mantiene en la pobreza. Por este motivo se están agrupando para progresar junto a sus familias y la comunidad entera.

Miles de miembros de la 32BJ se han unido a estos trabajadores en su lucha por buenos empleos y los continuaremos apoyando hasta que obtengan los U$D 15 y puedan sindicalizarse.