La unión sólo tiene el poder que nosotros le brindamos. Si no salimos al frente y luchamos, las cosas seguirán iguales para el 99% y el 1%.

~ Kim Squirrel, Afiliados de la 32BJ, el oeste de Pennsylvania

Pidamos justicia para los inmigrantes

http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2013/01/ImmigrationFrontPage2-wpcf_540x360.jpg

Las organizaciones que representan los derechos civiles y de inmigrantes, así como clérigos y grupos laborales se unen hoy para llamar al Congreso a aprobar una reforma de inmigración con sentido común. El momento es ahora.

Entre los grupos que se reunieron hoy están los organizadores de una “llamada a la acción” – una llamada a la gente de nuestro gran país para movilizar el 10 de abril en Washington, DC y en sus comunidades a través del país para llevar un importante mensaje a sus representantes en el Congreso que esperamos que ellos arreglen nuestro sistema roto de inmigración en 2013.

Más adelante y hasta que el presidente Obama firme la reforma migratoria de sentido común, vamos a educar, marchar, orar y llamar a las puertas del Congreso para recordar a los legisladores que nuestra nación merece un sistema de inmigración que sostiene nuestras comunidades, las familias, la economía y nuestros valores como una nación de inmigrantes.

También vamos a decirle al Congreso que la reforma migratoria debe incluir una ruta hacia la ciudadanía para que los inmigrantes que trabajan duro y aspiran a convertirse en ciudadanos no estén relegados al estatus de segunda clase, sino que tengan un mecanismo realista, para ganar los derechos y cumplir los deberes que confiere la ciudadanía. Además de recibir los privilegios otorgados por la ciudadanía, los inmigrantes también se convertirán en participantes, contribuyentes de nuestra sociedad de una manera que beneficia a nuestra economía y la comunidad entera.

La reforma migratoria es urgente, ya hemos esperado demasiado tiempo por la justicia: la justicia económica, la justicia social, la justicia para los trabajadores y la justicia para los inmigrantes. Durante demasiado tiempo, nuestras comunidades han sufrido bajo un sistema de inmigración obsoleto y defectuoso que impide nuestro crecimiento económico, hace chivos expiatorios de los inmigrantes, y obliga a las familias a vivir separados.

La ausencia de una reforma federal también ha abierto la puerta a las leyes de perfiles raciales en los Estados. Los oficiales de policía se oponen a estas leyes de perfiles raciales, ya que lesionan gravemente sus iniciativas comunitarias de vigilancia. Estas leyes también han causado a los empleadores a perder a buenos trabajadores y han dejado niños acobardados por el miedo a que los administradores escolares le preguntarán sobre el estado legal de los padres o que sus familias de repente serán deportados.

Los Estados Unidos son mejor que eso. Los votantes están de acuerdo en que nuestros valores como nación requieren que el Congreso cree un sistema de inmigración que sirva a nuestra economía y que garantice a los trabajadores e inmigrantes sus derechos civiles, derechos humanos y las libertades civiles. Le corresponde ahora al Congreso seguir el ejemplo de los votantes y el presidente Obama y aprobar una reforma de inmigración de común sentido, este año, en el 2013.

La reforma migratoria debe arreglar nuestros problemas de inmigración una vez por todas de una manera que beneficie a todos los estadounidenses. Para hacerlo, es necesario crear un sistema que genera la fuerza y la unidad de los trabajadores, reduce la acumulación de casos de inmigración, prioriza a las familias, garantiza los mismos derechos, obligaciones y equidad básica para todos los trabajadores, independientemente de su procedencia; mantiene negocios competitivo y asegura cumplimiento de la ley interna y de la frontera que se centra en la prevención de los criminales, cárteles de la droga y otros actores malos de entrar en los EE.UU. o la participación en actividades delictivas.

Vamos a levantar nuestras voces en Capitol Hill. Vamos a ganar esta campaña por la reforma de inmigración de común sentido en el año 2013 por el bien de nuestras comunidades, trabajadores, nuestra economía y nuestros valores nacionales. El momento de actuar es ahora.