Todo el mundo debe tener un sindicato…. Nos da una voz. Nos da el poder de cambiar las cosas que necesitan ser cambiadas.

~ Leslie Williams, Afiliados de la 32BJ, Nueva Jersey

Por qué arriesgué el arresto por los soñadores

Archivado en
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2017/12/1206image2-wpcf_540x324.jpg

Jaime Contreras
Vicepresidente de la 32BJ

El miércoles, 6 de diciembre, fui arrestado en el edificio del Capitolio en en Washington, DC, en defensa a los Dreamers (soñadores) y a los derechos de todos los inmigrantes de construir una vida mejor en este país.

Esta lucha es muy personal para mí. Mis padres me trajeron aquí desde El Salvador a la edad de 13 años, indocumentados, para que no me mataran en una sangrienta guerra civil. Ahora, soy ciudadano de los EE. UU. Y he rendido servicio a mi país en la Marina de los Estados Unidos. El presidente Trump y su administración han lanzado una campaña cruel para deportar a madres y padres que trabajan legalmente desde hace muchos años. Este tipo de crueldad no es la razón que rendí mi servicio militar, y esto no es libertad.

Los miembros de la SEIU continuarán levantando nuestras voces en apoyo de nuestros hermanos y hermanas hasta que el Congreso haga lo que debe. Haga que su voz se escuche hoy: llame a sus representantes en el Congreso al (202) 224-3121 y exija que aprueben una Ley DREAM sin compromiso y una solución permanente para las personas con TPS.

Hoy, cientos de miles de personas que viven y trabajan legalmente con TPS y con DACA temen profundamente que a ellos también se les ordene abandonar los EE. UU. y que se verán obligados a someterse a la máquina de deportación del presidente. La administración de Trump ya ha terminado el programa de TPS para Haití, Nicaragua y Sudán. Miles de personas con TPS de El Salvador esperan conocer su destino el mes que viene. Y casi un millón de jóvenes se enfrentan a una posible deportación ahora que la administración Trump terminó cruelmente con DACA. Esta es una crisis que nos afecta a todos.

El Congreso debe defender nuestros valores estadounidenses y evitar la separación de miles de familias. El Congreso debe dar la cara con algo más que palabras huecas donde declaran brindar apoyo para los DREAMers y las familias inmigrantes. Deben aprobar una solución duradera que les permita avanzar hacia la legalización permanente.

Seguiremos luchando hasta que veamos justicia para todos los hombres y mujeres que intentan brindar la mejor vida posible para sus familias.