Todo el mundo debe tener un sindicato…. Nos da una voz. Nos da el poder de cambiar las cosas que necesitan ser cambiadas.

~ Leslie Williams, Afiliados de la 32BJ, Nueva Jersey

Marea creciente de salarios

http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2015/05/16496169826_123de26f88_b-wpcf_540x360.jpg

 

por Hector Figueroa
Presidente de la SEIU 32BJ

En el mes de mayo último hemos visto importantes señales de que podemos ganar la lucha del aumento de salarios para todos los trabajadores. Mientras en Washington continúan estancadas las iniciativas nacionales para tratar el tema de la desigualdad salarial debido a desacuerdos entre partidos políticos, los gobiernos locales y estatales continúan intensamente involucrados en el movimiento ‘Lucha por U$D15’. Hemos recorrido un largo camino en poco tiempo.

Todo comenzó en el otoño del 2011, en las calles de Nueva York, con la lucha por “Ocupar Wall Street”. Estas acciones ayudaron a definir el grave problema de desigualdad salarial en este país. Un año más tarde, en noviembre del 2012, una huelga de los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas de la ciudad de Nueva York, organizada por la SEIU y la 32BJ, mostró el lado humano de la historia de los trabajadores de bajos salarios en una industria que nos afecta a todos. Se trataba de personas que veíamos todos los días, con historias reales que podíamos comprender y sentir.

En los 30 meses siguientes, el movimiento se extendió a más de 240 ciudades a lo largo de los Estados Unidos y otros 33 países. En varias manifestaciones y huelgas de trabajadores de restaurantes de comidas rápidas, en todos los distritos de la 32BJ, el personal de la 32BJ y sus miembros animaron a los trabajadores a encontrar el coraje que necesitaban para ponerse de pie y pedir un salario justo y beneficios. Una reciente editorial del New York Times lo manifestó de esta manera, “Los trabajadores de bajos salarios que han estado realizando manifestaciones para obtener mejores salarios están conduciendo a los dirigentes políticos hacia donde deben ir, y los verdaderos líderes entre estos políticos están siguiendo a los trabajadores”.

Luego de que un proyecto de ley sobre el salario mínimo se viera obstaculizado por el Senado Estatal Republicano, el 7 de mayo, el Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo ejerció su autoridad ejecutiva y pidió a un Consejo del Salario que analice un aumento salarial para los 148.000 trabajadores de comidas rápidas del estado. Transmitió este anuncio en una manifestación en Union Square, donde más de 1.000 miembros de la 32BJ estuvieron al frente de una multitud de color violeta. El Gobernador Cuomo, destacó que el Estado de Nueva York está cansado de subsidiar las ganancias de las empresas de comidas rápidas más importantes como McDonalds y Burger King. En el estado de Nueva York, los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas con bajos salarios reciben una ayuda estatal de 720 millones de dólares. Citando las palabras del gobernador, es hora de que el estado de Nueva York “salga del negocio de las hamburguesas”.

El proceso de revisión de 90 días del Consejo del Salario de Nueva York comenzó el 20 de mayo. Después de realizar audiencias públicas en la ciudad de Nueva York, Long Island, Buffalo y Albany, el Consejo del Salario elaborará su análisis y realizará una propuesta salarial para los trabajadores de restaurantes de comidas rápidas que deberá ser aprobada por el Gobernador. No hay garantías de que el Consejo del Salario recomiende la cifra de U$D15, pero como lo establece una editorial del 19 de mayo del New York Times sobre el Consejo del Salario, “La Lucha por U$D15 comenzó en Nueva York”. Una victoria en Nueva York podría representar una victoria para los trabajadores de todas partes.

Y la lucha de los trabajadores de comidas rápidas ha adquirido un gran impulso. A comienzos de este mes, el Consejo Municipal de la ciudad de Los Ángeles aprobó una medida para aumentar el salario mínimo a U$D15 para los próximos años. Al dar este paso, Los Ángeles se une a Seattle y San Francisco al conseguir el salario inspirado por la campaña Lucha por U$D15.

Más cerca nuestro, el consejo municipal de Washington D.C. acaba de aprobar un proyecto de ley para realizar una votación en el 2016 que le otorgue a los electores la oportunidad de establecer el salario mínimo a U$D15 en la capital del país. En Filadelfia, los resultados de una elección primaria municipal determinaron el panorama del nuevo alcalde y del concejo municipal para elevar el salario mínimo a U$D15. La 32BJ está trabajando intensamente en ambas ciudades para promover la elección de dirigentes progresistas y la aprobación de leyes para aumentar los salarios.

En el área metropolitana de Nueva York, también esperamos ver mejoras para casi los 20.000 trabajadores de aeropuertos. Después de dos años de realizar huelgas y organizar coaliciones con los funcionarios electos, la 32BJ le pide a la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey que establezca estándares salariales justos para los trabajadores de aeropuertos. Hace justo dos años, se quedaron estancados en empleos con salarios mínimos y sin beneficios. Hoy, sueñan y esperan alcanzar los U$D15.

La noticia de un aumento salarial es muy buena, no solo para los trabajadores de bajos salarios, de restaurantes de comida rápida y de aeropuertos sino también para todos los empleados que trabajan duro en este país. Más de la mitad de los trabajadores en los Estados Unidos ganan menos de U$D15 la hora. Si ganamos esta batalla, se van a beneficiar millones de personas, sus familias y comunidades. Debemos recordar las palabras del Presidente John F. Kennedy sobre las políticas económicas progresistas, “Una marea creciente levanta todos los barcos”. Si se elevan los salarios de los trabajadores que menos ganan, también se impulsará el aumento de los salarios de los otros trabajadores. Durante un largo tiempo los salarios de las personas que trabajan intensamente en los Estados Unidos han estado estancados, mientras el 1% se enriquecía cada vez más. Es hora de que la marea de salarios de los trabajadores comience a crecer.