“Elevar los estándares y tener buenas condiciones de trabajo produciría una reacción en cadena. Más gente se dará cuenta que su experiencia en el trabajo puedemejorar

~ Clara Vargas, Afiliados de la 32BJ, Florida

Trabajadores del aeropuerto FLL que reciben salarios de pobreza realizan una huelga contra el hostigamiento por tácticas antisindicales.

Publicado 8/31/15 | Filed in

American Airlines, Southwest, JetBlue, Spirit, y otras empresas afectadas por la huelga previa al Día del Trabajo.

(Fort Lauderdale) Mientras las personas que decidieron viajar para el feriado del Día del Trabajo se preparaban para volar desde y hacia el aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood (FLL), los trabajadores del aeropuerto realizaron una huelga el martes por la mañana en protesta por repetidas violaciones a los derechos laborales por parte de los contratistas de aerolíneas, G2 Secure Staff y Eulen America, que impiden que los trabajadores se sindicalicen para mejorar los salarios de pobreza y las malas condiciones de trabajo. Estos contratistas que trabajan para Spirit, Southwest, American Airlines, JetBlue, y otras compañías, se encuentran actualmente bajo investigación federal por la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB por sus siglas en inglés) por violar los derechos de los trabajadores.

“Ya es suficiente. Soy el primer contacto que los pasajeros tienen con las aerolíneas, levanto pesadas maletas y los atiendo para que tengan una experiencia positiva desde el momento que llegan al aeropuerto. Hacemos que las aerolíneas sean rentables. Hacemos que las cosas funcionen”, dijo Newton Ingram, un trabajador de G2 que tiene dos trabajos para poder mantener a su familia. “Tendríamos que recibir beneficios del éxito que ayudamos a lograr. Por lo menos, deberíamos poder luchar por mejores condiciones laborales sin miedos ni intimidaciones”.

El Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood es responsable de 135.000 puestos de trabajo y tiene un impacto económico anual estimado en cerca de U$D10,6 billones. Aún así, sin que la mayoría de los residentes del estado lo sepan, el aeropuerto tiene una economía sumergida en la que cientos de trabajadores tienen que luchar con salarios de pobreza, sin contar con un seguro de salud accesible, ni licencia por enfermedad. Esto sucede porque las aerolíneas, que obtienen ganancias récord de miles de millones de dólares, están terciarizando sus trabajos con contratistas que ofertan precios bajos recortando gastos a expensas de los trabajadores.

Sandra Smith, que trabaja asistiendo a personas en sillas de rueda para dos contratistas de aerolíneas, G2 y Eulen, tiene que viajar 2 horas en ómnibus todos los días para llegar al aeropuerto, dónde gana U$D8,50 y U$D8,05 la hora, y tiene que recurrir a bonos de alimentos.

“Simplemente no podemos sobrevivir con los salarios que recibimos”, dijo Sandra. “Trabajo más de 50 horas a la semana asistiendo a pasajeros en sillas de ruedas. Me encanta mi trabajo y me encanta ayudar a las personas. Pero no es justo que gane tan poco como para vivir en un departamento de un ambiente con mi hija que ya es grande. Además, no puedo ir al médico si me enfermo. Lo único que pedimos son salarios con los que podamos vivir, beneficios decentes y el respeto y dignidad que merecemos en el trabajo”.

Durante más de dos años, los trabajadores del aeropuerto FLL se han estado organizando para recibir mejores salarios y un mejor trato en el trabajo. Estos empleados que asisten a personas en sillas de ruedas, maleteros, trabajadores de limpieza en cabinas, que ganan un promedio de U$D 8,14 la hora y no reciben beneficios importantes, quedan excluidos del Decreto de Salario Digno de U$D13,20 del Condado de Broward. Los salarios son tan bajos que un 29% de los trabajadores de FLL deben recurrir a los planes de asistencia del gobierno como bonos de alimentos o ayuda para viviendas.

Por otra parte, sus colegas que trabajan para G2 y Eulen en el Aeropuerto Internacional de Miami, cuentan con la cobertura de la ley de salario digno Miami-Dade y ganan tanto como U$D 14,27 la hora.

Cada vez que los trabajadores intentaron organizarse para mejorar los salarios y las condiciones de trabajo recibieron intimidaciones y hostigamientos continuos. Eulen acaba de pagar U$D21.000 por una demanda a un ex empleado, Marc Gatterau, que fue despedido después de aparecer en televisión y en una manifestación en protesta por bajos salarios.

Hace un tiempo, este verano, trabajadores de G2 realizaron una huelga después de que la Junta Nacional de Relaciones Laborales determinó que el contratista había incurrido en prácticas de hostigamiento, incluso suspendió a algunos empleados, por haber participado en actividades sindicales. Estas dos compañías están siendo investigadas nuevamente por amenazas y extorsión, y también por informes que revelan que directivos de G2 hicieron sacar fotos a trabajadores que realizaban la huelga.

Paula Castillo gana U$D8,50 la hora trabajando como representante del servicio a pasajeros para Eulen, que ofrece servicios a American Airlines, Delta, JetBlue y otras compañías. Paula dijo que le hicieron sacar un pin que decía: “Necesitamos un salario digno”, porque Eulen es una “empresa antisindical”.

“Muchos de los que trabajamos aquí emigramos de países en los que no tenemos el derecho a sindicalizarnos y pedir por nuestros derechos”, dijo Esperanza Ariza, empleada de G2. “Pero, si no puedo luchar por mejores condiciones de trabajo aquí en los Estados Unidos de América, ¿dónde puedo hacerlo?”

La huelga coincidió con una manifestación frente al lugar donde se desarrollaba la reunión de los Comisionados del Condado de Broward, en la que el legislador Alcee Hastings, líderes religiosos y miembros comunitarios se unieron a los trabajadores pidiendo que cierren de una vez la brecha en el Decreto de Salario Digno del Condado que permite a contratistas como G2 y Eulen aumentar sus ganancias perjudicando a los trabajadores.

“Esto forma parte de un movimiento nacional para mejorar las condiciones de trabajo de empleados de bajos salarios y sus familias”, dijo el legislador Alcee Hastings. “Debemos asegurarnos que las empresas respeten el derecho de los trabajadores a organizarse para obtener mejores salarios y beneficios”.

La comisión presentó un proyecto de ley en el mes de mayo para extender el decreto para incluir a trabajadores de aeropuertos contratados y solicitó un estudio del caso. Pero se necesitan dos mociones más para avanzar con la medida y el estudio, que se debía haber realizado en julio, aún no ha finalizado. Los defensores de estas propuestas dicen que una vez que se solucione este problema, se incorporarán 14 millones de dólares adicionales por año a la economía de Broward y a sus comunidades.

 

Con más de 145.000 miembros en 11 estados, la 32BJ SEIU es la mayor unión sindical de trabajadores de servicios a la propiedad del país.

###

Para Mas Información

Julie Blust, jblust @seiu32bj.org, 215-713-6777
Ana Tinsly, amtinsly @seiu32bj.org, 646-331-4765