“Elevar los estándares y tener buenas condiciones de trabajo produciría una reacción en cadena. Más gente se dará cuenta que su experiencia en el trabajo puedemejorar

~ Clara Vargas, Afiliados de la 32BJ, Florida

Shirley Aldebol

District: Division: ,
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2012/09/salbedol-wpcf_540x360.jpg

Shirley Aldebol, Vicepresidenta, supervisa las divisiones comercial, escolar y de seguridad de la 32BJ en el área Metropolitana de Nueva York, lo que incluye a más de 35,000 afiliados que trabajan como limpiadores, técnicos, limpiadores de ventanas y oficiales de seguridad en edificios de oficinas, instituciones culturales, universidades y escuelas públicas de la ciudad de Nueva York.

Entre los múltiples triunfos de Shirley con la 32BJ se cuenta su liderazgo en la exitosa campaña sindical por el contrato de 2011 para 22,000 limpiadores de oficinas comerciales. Durante esa lucha, los empleadores buscaron eliminar protecciones clave para los trabajadores, tratando de bloquear su voz política al proponer que se cambie la manera de recaudar los aportes voluntarios de los trabajadores al fondo sindical de acción política. Al mismo tiempo, Shirley encabezó la división comercial, movilizando a los afiliados para que vuelquen repetidas veces a las calles en marchas y manifestaciones y otras acciones que sirvieron para demostrar el poder sindical y resistir el asalto patronal. A la larga, los sindicalistas de la 32BJ no sólo preservaron sus protecciones contractuales sino consiguieron aumentos de remuneraciones y otras mejoras.

Shirley conoce bien los retos que enfrenta la gente trabajadora la ciudad de Nueva York. Nacida en el Bronx de padres puertorriqueños, Shirley fue criada por su madre, quien se desempeñó en varios puestos de trabajo para mantener a su familia, sin recibir jamás un plan de salud ni algún otro beneficio.

“Yo me involucré con las uniones sindicales para que los trabajadores consigan respeto y voz en el trabajo,” dice. “Pero me di asimismo cuenta que las uniones podían ayudar a generar políticas públicas que ayuden a la gente pobre y pujante de la ciudad.”

Shirley se unió al movimiento laboral mientras trabajaba como asistenta en el sector de bienestar infantil de la ciudad de Nueva York. Muy pronto, empezó a participar en la unión sindical de su trabajo, la Local 371 del Consejo Distrital 37, que formar parte de AFSCME, la Federación Americana de Empleados de Estados, Condados y Municipios, hasta llegar al cargo de vicepresidenta ejecutiva de su local. AFSCME nombró a Shirley directora de sindicalización en Puerto Rico, donde colaboró de cerca con la SEIU y otras organizaciones sindicales para que se apruebe la importante ley que le permitió a los trabajadores públicos de la isla formar sindicatos. Shirley estuvo asimismo de directora de campañas para la Costa Atlántica en AFSCME y como Asistenta Presidencial de la Local 371.

En 2004, ella llegó a la 32BJ como coordinadora de la campaña de seguridad. Muy pronto, se le pidió encargarse de las operaciones sindicales en Long Island, el Condado de Westchester y en los barrios periféricos de la ciudad de Nueva York. En 2008, fue nombrada subdirectora de la división comercial y en 2010 fue nombrada directora de la división.

Shirley vive en Harlem con su hijo Emilio.