Nuestra labor política tiene un impacto en todos nosotros en el trabajo, y también tenemos que hacerlo al interior de la unión.

~ Anthony Faulk, Afiliados de la 32BJ,

Michael Greene

District: Division: ,
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2014/09/Michael-Greene-wpcf_263x360.jpg

Al poco tiempo que Michael Greene fue contratado como portero en un edificio de primer nivel en Brooklyn se dio cuenta de que algo no funcionaba.

“Cuando vi el salario para los conserjes y porteros en el país, me pareció que no era normal que ganemos de U$D 9 a U$D 11 la hora”, dijo Greene, que vive en Brooklyn con su esposa y sus hijas mellizas de 6 años. “Tuve una profunda sensación de que algo estaba mal ya que tenemos tantas responsabilidades y somos los ojos y oídos del edificio”.

Hace dos años un representante de la 32BJ fue al edificio de Michael para hablar con los trabajadores sobre la posibilidad de que formen parte del sindicato. Les dijo que el salario que recibían estaba por debajo del estándar de la industria y que también debían tener cobertura de salud. Pero cuando los trabajadores se presentaron a hablar con la administración sobre este tema no fueron bien recibidos.

“Nos dijeron que si alguien de la unión aparecía otra vez, no debíamos hablar con esa persona y no le debíamos permitir entrar al edificio”, dijo Greene. “Se trató básicamente de una táctica para asustarnos. Nos dijeron que si volvíamos a hablar con ellos pondríamos en peligro nuestros empleos, y otra vez sentí que algo no estaba bien”.

La táctica de miedo funcionó solo por un tiempo. El año pasado, los organizadores de la 32BJ volvieron e informaron a los trabajadores que el edificio recibía grandes beneficios fiscales del programa 421a, y por consiguiente, de acuerdo a la ley, los trabajadores debían recibir el mismo salario que la mayoría de los porteros de la ciudad de Nueva York. Esta vez los trabajadores decidieron que iban a actuar.

“Conseguimos que los residentes del edificio firmen una petición y me pareció fabuloso para demostrarles a los administradores que teníamos razón y teníamos voz”, dijo Greene. “Los residentes que viven en el edificio nos apoyaron mucho”.

Más del 90% de los 300 inquilinos firmaron una petición en favor de los derechos de los trabajadores a sindicalizarse.

“La empresa administradora, Planned Companies, nos puso muchas trabas y sabemos que son famosos por evitar negociaciones con los sindicatos”, dijo Greene, pero evitamos eso y a partir del 1º de julio estamos oficialmente sindicalizados”.

Los trabajadores del edificio van a ganar más de U$D 21 la hora con cobertura de salud completa y beneficios odontológicos y de retiro.

“Durante los últimos 4 años mi esposa, mis hijas y yo no fuimos al dentista porque no lo podíamos pagar”, dijo Greene.

Además de ver al dentista, Greene dijo que se asoció a YMCA y que las niñas se inscribieron para hacer gimnasia y tomar clases de natación en ese lugar.

Este año las compras del inicio de clases también fueron muy diferentes.

“También pude comprarles dos hermosas mochilas de Hello Kitty rosa y púrpura, sus colores favoritos”, dijo el orgulloso papá. “Aún no podemos salir de vacaciones, pero estamos planeando llevar las niñas a Disney World el año próximo”.

Greene dijo que al tener una unión sindical se siente mejor en su trabajo.

“Ahora hay una oportunidad para que los empleados que nunca fueron escuchados por los administradores, gente que dirige edificios multimillonarios, se hagan oír”, dijo Greene. “Tienen que tener conciencia de que las personas que trabajan para ellos no son solo estadísticas, son personas. La unión sindical nos permitió mostrarles esto y hacer oír nuestras voces”.

Más
Afiliados

Marla Blunt: una habitante de Pittsburgh que trabaja para los trabajadores
Muniru Owe: Un llamado a la acción
Maria Trejo: El optimismo es una necesidad de vida
Veterano y oficial de seguridad Jeremy Birchwood: ‘Todas las personas merecen un salario vital’
Dominise Wright: Una líder para los trabajadores de aeropuertos
Teresa Mancheno: Justicia para los conserjes
Sarina Santos: Esta es nuestra oportunidad
Miembros de Baltimore en la pobreza, policía y comunidad
Aliyya Lee: ¡Por qué lucho!
Christopher Savoy: Cansados pero sin abandonar
Richard Adams: Me niego a ser la norma
Nueva brigada entra en acción
Antonio Barnes: Recupera la fe en el proceso político
Marcus Garland: Hay mucho en juego en PA
Beatriz Hernández: La Política Importa
José Luz Sánchez
Assade Vedrine: luchando por mantener a la familia unida
Emmanuel Sebit: Un trabajo infernal
Michael Greene
Shirley Newell: Lucha por lo que es justo y nos merecemos
Robb Archigian: Un Contrato Justo Para Todos
Cesar Coronel: Su Lucha Es Nuestra Lucha
Scott Cohen
Antonio Toro: Es La Misma Ciudad
Raymond Vázquez: Estirando el Dólar
Derbert King: Mantener la atención en lo que es importante
Eugene Amankwah: haciendo de Nueva York un hogar
Larry Teachey
Lee Abramson
John Kenney
Gregg Bandy
Kelly Mahaffey
Heleodora Caraballo
Alejandro Rojas
Brenda Mitchell-Dolor: Encontrar el poder que no sabemos que tenemos
Simon Torres: Una gran guía en una ciudad de inmigrantes
Lance Mann: El brigadier de investigación
Ciro Gutierrez
María Ramirez
Leslie Williams
Fred Roldan
Maurice Thomas
Anna Dziubek
Jay Etheridge
Anthony Faulk
Delores Perry
Victoria Carbajal
Willie Lucas
Yohanny Peguero
Yeny Nuñez
Kim Squirrel
Ernie Bennett
Justin Foglia