La palabra unión significa que todos estamos juntos. Sin dejar a nadie en la estacada.

~ Leroy Abramson, Afiliados de la 32BJ, Nueva York

Emmanuel Sebit: Un trabajo infernal

District:
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2014/09/emmanuel-sebit-wpcf_540x360.jpg

Llegué a los Estadios Unidos escapando de la guerra y la crisis política. Mi país natal, Sudán Meridional, se encontraba atrapado en un conflicto interminable, por eso deseaba la paz más que nada en el mundo. Decidí venir a los Estados Unidos, la tierra de las oportunidades. Encontré seguridad y estoy muy agradecido por ello. Pero durante casi 2 años, en el aeropuerto de Logan, junto a otros 1.500 trabajadores de servicios contratados, trabajamos bajo condiciones infernales.

Finalmente decidí dejar el trabajo. No podía continuar así. ¿Por qué? El salario que cobraba de U$D 8 la hora era tan bajo que tenía que recurrir a bonos alimenticios para subsistir. Sin beneficios, licencia por enfermedad o vacaciones, me resultaba imposible cuidarme cuando estaba enfermo o progresar en la vida estudiando. Además de eso era doloroso y humillante, tenía que soportar faltas de respeto, insultos e intimidaciones.

Había cargado con equipajes muy pesados, pero esto me resultaba más pesado aún.

Los trabajadores de aeropuertos realizan tareas esenciales para que las puertas de entradas a nuestras ciudades sean seguras y cálidas. Limpiamos terminales y aviones, empujamos sillas de ruedas, cargamos equipaje, controlamos billetes y trabajamos para que los aeropuertos sean seguros. Pero para reducir costos, las aerolíneas han terciarizado miles de trabajos que pertenecían a sus propios empleados. Para reemplazarlos, acuden a contratistas que ofrecen bajos costos. generalmente muy irresponsables y llevan los salarios y beneficios hacia abajo.

Pasé 11 años viviendo en un campo de refugiados en Kenia, pero allí por lo menos tenía la esperanza de algo mejor. El trabajo en el aeropuerto me resultaba insoportable, me cuestionaban la higiene personal y tenía que ir a trabajar cuando estaba enfermo porque lo necesitaba para vivir. A veces pienso que haber trabajado para G2 Secure Staff en el aeropuerto de Logan fue peor que haber vivido en el campo.

Afortunadamente la oficina del Fiscal General de Massachusetts está actuando. El 23 de julio, el fiscal general exigió a ReadyJet, uno de los mayores contratistas en el aeropuerto de Logan, que pague a los empleados una restitución de U$D 13.045 más una multa civil de U$D 5.000. La investigación que involucra a más de 30 trabajadores de ReadyJet aún continúa. Pero los trabajadores necesitan un cambio en el aeropuerto. Un cambio que les otorgue libertad y voz.

Muchos trabajadores del aeropuerto cumplen con las reglas. Trabajan duro todos los días para que el aeropuerto funcione correctamente. Ahora reclaman salarios dignos, beneficios, mejores condiciones, mayor seguridad y el derecho a sindicalizarse. En la tierra de las oportunidades, ¿es mucho pedir?