Tenemos que trabajar juntos para preservar las cosas que tenemos, como nuestro plan de salud y otros beneficios.

~ Jay Etheridge, Afiliados de la 32BJ, Nueva York

Assade Vedrine: luchando por mantener a la familia unida

District:
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2014/09/Assade-Vedrine-wpcf_270x360.jpg

La gente no se imagina que los aeropuertos son generadores de trabajos con salarios de pobreza. Y muchos habitantes de Florida se sorprenderían muchísimo si supieran que algunos trabajadores que asisten a pasajeros en sillas de ruedas en el Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood deben luchar para sobrevivir con tan solo U$D $4,91 la hora si tienen un puesto “con propina” y además no cuentan con seguro de salud ni licencia por enfermedad. Esto sucede porque como trabajadores de servicios a pasajeros contratados quedan excluidos de la ley de salario mínimo del aeropuerto. Sorprendentemente son, en su mayoría, inmigrantes caribeños negros y afroamericanos.

Trabajadores como Assade Vedrine, un padre soltero que mantiene a su hijo lejos de su mujer y sus otros hijos que viven en Haití. Si bien ahora gana el salario mínimo, tiene dos trabajos en el aeropuerto porque a pesar de ser considerado un empleado a tiempo completo, generalmente no tiene trabajo todo el tiempo. Aún con dos empleos le resulta difícil poder pagar las cuentas y debe hacer malabares para satisfacer sus otras necesidades.

Como su empleador no le paga seguro de salud, para Assade es muy complicado cuando se lastima o se enferma. En el mes de enero tuvo un accidente que lo dejó muy dolorido y tuvo que faltar al trabajo durante dos semanas. Ahora tiene dolores periódicos en su pierna que a veces le impiden caminar y debe sentarse algunos momentos. Assade aún está tratando de recuperarse del accidente porque le cancelaron el seguro que tenía y tuvo que recurrir a una compañía de seguros más cara.

No obstante, aún conserva un buen estado de ánimo y una actitud positiva en el trabajo. “Disfruto de mi trabajo porque me da mucha satisfacción cuando puedo ayudar a algunos pasajeros a encontrar el camino a su destino, especialmente a las personas mayores”, dijo Vedrine. “Si fueran mis padres, me gustaría que alguien los atienda de la misma manera que yo”.

Assade y sus compañeros de trabajo no piden demasiado. “Me haría muy feliz cobrar un salario que me permita ahorrar dinero para poder traer al resto de mi familia a los Estados Unidos”, dijo Vedrine. “Estamos luchando para mantener a la familia unida y sé que con un salario decente puedo acercarme a mi sueño”.

Por eso es que crece el malestar entre estos trabajadores ya que no pueden, y no deben tener que luchar para subsistir con estos míseros salarios. La 32BJ está preparando una campaña con los trabajadores del aeropuerto FLL para exigir a la Comisión del Condado de Broward que presente y apruebe un proyecto de ley que garantice a los trabajadores el salario mínimo.