Nuestra labor política tiene un impacto en todos nosotros en el trabajo, y también tenemos que hacerlo al interior de la unión.

~ Anthony Faulk, Afiliados de la 32BJ,

¡Pensilvania gana!

http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2015/05/16156452105_840c535106_k-wpcf_540x360.jpg

 

de Gabe Morgan
Vicepresidente y director estatal de Pensilvania

Los últimos meses han sido muy emocionantes en el Estado de Pensilvania para el 32BJ y sus miembros que han trabajado duro. Aprobamos la legislación para la formación universal en los vigilantes de seguridad de Pittsburgh; iniciamos la negociación para cerca de 1.000 vigilantes de seguridad en su primer contrato en Pittsburgh; ganamos un contrato justo para los 400 trabajadores de servicios ala propiedad de la Universidad de Pittsburgh; y 316 trabajadores del aeropuerto de Filadelfia con bajos salarios que han estado organizándose por dignidad y respeto votaron a favor de que el 32BJ los represente. ¡Logramos todo esto en los últimos tres meses! Pero el viaje comenzó mucho antes.

Los vigilantes de seguridad de Pittsburgh han estado luchando desde el verano pasado por un salario que les permita mantener a sus familias, unos beneficios decentes, respeto en el trabajo y el derecho a la sindicalización. Estaban decididos a mejorar su calidad de vida y el 29 de abril comenzaron las negociaciones para su primer contrato. Además, recientemente se ha aprobado la legislación que asegure que todos los vigilantes de la ciudad están formados y preparados para intervenir en cualquier situación de emergencia. Esta legislación aporta profesionalidad y dignidad al trabajo.

Los trabajadores de Pitt han estado sin contrato desde diciembre. Trabajaron día tras día mientras continuaron las negociaciones. Estaban decididos a evitar un aumento en la asistencia sanitaria y permanecieron fuertes en pro de un salario justo, sobre todo ante los grandes aumentos que la universidad había llevado a cabo sobre otros sectores de la administración. Han conseguido esto y más. Fueron inquebrantables en su determinación por luchar y ganar. Y lo hicieron.

Los trabajadores del aeropuerto en Filadelfia han estado luchando durante casi tres años. Muchos de ellos trabajan a cambio de salarios de pobreza y beneficios de mala calidad. Ellos se están organizando para que el aeropuerto de Filadelfia ya no sea un lugar de explotación laboral, pero si un motor económico para una ciudad muy necesitada de empleos de buena calidad. En marzo, los trabajadores de Airway y Prospect tomaron postura y enviaron un mensaje claro: queremos que el 32BJ nos represente. Otros trabajadores del aeropuerto hicieron la mayor huelga de trabajadores no sindicalizados en un aeropuerto y se unieron a ellos cientos de simpatizantes, entre ellos el clero y cargos políticos, durante una toma de posesión entusiasta en el Ayuntamiento. La lucha continúa en PHL hasta que todos los trabajadores de este aeropuerto tengan un salario digno y sean tratados con dignidad y respeto.

El progreso que hemos obtenido muestra lo que podemos hacer cuando luchamos y estamos juntos. Ahora más que nunca los ciudadanos de Pensilvania tienen la oportunidad de ganar salarios que les permita mantener a sus familias y levantar a sus comunidades y la economía en su conjunto. Estamos convirtiendo estos puestos de trabajo en buenos puestos de trabajo. Pero nosotros no estuvimos solos. Hemos tenido el apoyo de nuestros aliados en ambos ayuntamientos, junto con estudiantes, líderes comunitarios, miembros del clero y nuestros sindicatos asociados en todo el estado.

Tenemos que asegurarnos de que esta conquista continúa. En pocos días, nos dirigiremos hacia las urnas para dar nuestros votos y elegir a nuestros representantes por todo el estado. Debemos trabajar con diligencia para llegar a todos los votantes que vivan con nosotros o en nuestras comunidades. Tenemos que difundir el mensaje: el 32BJ es sinónimo de candidatos progresistas que están junto a las personas que trabajan. Queremos que los políticos elegidos nos ayuden cuando estemos en la mesa de negociaciones. Necesitamos legisladores que exijan para que consigamos los salarios más altos que nos merecemos, protejan las pensiones, apoyen las bajas por enfermedad pagadas, nos aseguren que nuestros hijos reciban la mejor educación posible y trabajen para mejorar las relaciones entre los agentes de policía y residentes.

Durante años, hemos visto despidos, reducciones salariales, comunidades vueltas del revés y escuelas cerradas. Tenemos el poder de cambiar las cosas. Vayan a las urnas el 19 de mayo y animen a sus amigos y familiares a hacer lo mismo, así como a presentarse a cargos electos aquellos que lleven nuestros problemas en el corazón.