La unión sólo tiene el poder que nosotros le brindamos. Si no salimos al frente y luchamos, las cosas seguirán iguales para el 99% y el 1%.

~ Kim Squirrel, Afiliados de la 32BJ, el oeste de Pennsylvania

Los trabajadores residenciales del Bronx necesitan nuestro apoyo

Archivado en Division: ,
http://www.seiu32bj.org/wp-content/uploads/2017/03/courtlandt09-wpcf_540x360.jpg

Kyle Bragg
Secretaria del Presidente de la 32BJ

Todos estamos de acuerdo que hay necesidad de más viviendas asequibles en la Ciudad de Nueva York, pero necesitamos asimismo buenos empleos para poder sustentar a nuestras familias y considerar a esta ciudad como nuestro hogar. Phipps Houses, la constructora más grande de viviendas asequibles sin fines de lucro, no ha cumplido con su obligación moral de respaldar a la clase trabajadora neoyorquina. En algunos de sus edificios asequibles construidos en años recientes, los auxiliares y técnicos (handymen) que mantienen esos edificios funcionando están luchando por tener un techo. Ellos reciben bajos salarios y pocos beneficios sustanciales en el trabajo, mientras que el gerente general gana $760,000 anuales de remuneración total.

Por favor, firmé esta petición urgiéndoles a los funcionarios electos del Bronx a que exijan que si Phipps quiere seguir construyendo en el Bronx, debe garantizar que los trabajadores en sus edificios sean tratados con respeto.

Phipps House Petition - Spanish

Phipps Houses está actualmente buscando que se aprueben dos propuestas de construcción en el Bronx que requeriría que sus propiedades sean re-zonificadas. Creemos que en años recientes Phipps Houses le ha hecho un daño a nuestras comunidades al crear malos empleos en el Bronx, llegando al colmo de trabajar con un contratista que les paga salarios miserables y ningún beneficio significativo a sus empleados en los complejos de viviendas afiliados a Phipps. Mientras tanto, en la década pasada, los salarios de los principales ejecutivos de Phipps se han disparado. El Gerente General Adam Weinstein ganó $760,000 en 2015 (un incremento de casi del 50% a su remuneración en la última década); mientras tanto, los trabajadores en los complejos afiliados con Phipps construidos bajo su conducción, se esfuerzan por sobrevivir para pagar sus cuentas y muchos de ellos tuvieron que acudir a Medicaid u otros seguros subsidiados para cuidar por la salud sus familias. Creemos que esta es una conducta inaceptable por parte de un constructor que recibe sustanciales subsidios de Nueva York y que está exonerado de pagar impuestos federales a los ingresos, gracias a su status como empresa 501(c)(3).Mientras se esté beneficiando del dinero de los contribuyentes, Phipps tiene la obligación moral de asegurarse que ese dinero sea bien gastado.

Le urgimos a los Concejales Salamanca y Palma, así como a todos nuestros representantes en la Ciudad de Nueva York y en el gobierno estatal, a que se opongan a los planes de Phipps en el Bronx, a menos que la firma se comprometa a crear empleos de primera en todos sus nuevos proyectos. El Bronx necesita viviendas asequibles y buenos empleos. La municipalidad de Nueva York sólo debería trabajar con constructores comprometidos a crear ambos.

Sending